viernes, diciembre 15, 2006

Encuentro Iberoamericano sobre “Objetivos del Milenio de Naciones Unidas y las Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC)”

Los días 28 y 29 de septiembre del presente año, tuvo lugar en la ciudad de Punta del Este en Uruguay, el Encuentro Iberoamericano sobre “Objetivos del Milenio de Naciones Unidas y las Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC)”, al que asistió en calidad de representante de OSIPTEL la subgerente de investigación de la Gerencia de Políticas Regulatorias, Fátima Ponce.

Es de suma importancia considerar las conclusiones principales alcanzadas en las mesas de trabajo del mencionado encuentro, en tanto que constituyen una herramienta primordial en la consideración del sector de las telecomunicaciones como un motor de inclusión social para reducir la pobreza y las desigualdades de una región como la Iberoamericana.

De acuerdo con el informe desarrollado a partir de las mesas de trabajo(1) son principalmente cuatro las brechas a considerar en relación a los Objetivos del Milenio.

En primer lugar la “brecha económica” que hace referencia a nuestra inmersión en la nueva era de al información, aquella que implica además el desarrollo de una nueva economía en donde el énfasis está puesto en el “...conocimiento y la información como bases de la producción, la productividad, y la competitividad....”

La brecha digital hace que los más pobres no puedan acceder a las herramientas de las nuevas tecnologías, lo que les impediría el desarrollo de actividades productivas. Para combatir esta situación, sería necesario la sensibilización de los poderes políticos acerca de la importancia de las TIC en el desarrollo económico, eliminar las barreras de acceso a la conectividad, desarrollar habilidades en el uso correcto de las TIC, impulsar el rol de los gobiernos y la sociedad civil, entre otras.

Por otro lado, la “brecha geográfica” se refería a la necesidad de lograr el acceso a los servicios de voz y de datos por parte de las zonas rurales y urbanas más deprimidas.
Los “Fondos de Servicio Universal” deberían evolucionar hacia una segunda generación de servicios que supere el acceso a comunicación por voz.

Se destacó el rol de los telecentros y la necesidad de formas de gestión autónomas de los mismos, así como de una sensibilización del Estado y de alianzas público-privadas que no se limiten a la aplicación de la regla sino que vayan más allá con la constitución de nuevos paradigmas en lo que inversión se refiere.

La “brecha en educación” se refiere a alcances que superar aquellos referentes sólo a la brecha en capacitación. Es necesario considerar las TIC como herramientas que ayudan al desarrollo humano, existe la necesidad de considerar “...un enfoque humanístico en donde la tecnología sea un medio y no un fin”. Existe además una necesidad de colaboración multisectorial en tanto ésta brecha atraviesa diferentes niveles de la estructura social.

Los países iberoamericanos atraviesan serios problemas en lo que respecta a los servicios de salud, considerando que éste es uno de los factores más importantes para alcanzar el bienestar de la población y el desarrollo de los países, la “brecha en salud y discapacidad” merece particular atención.

Las aplicaciones de e-salud cumplen un rol fundamental en tanto permitirían derribar las fronteras geográficas, motivando a las autoridades y a los proveedores de servicios no sólo fácticos sino de prevención.

Para eliminar la mencionada brecha es necesario impulsar planes de capacitación para los profesionales de la salud, identificar la demanda en salud, integrar las necesidades de los discapacitados en planes centrados en la horizontalidad de los servicios, etc.

Finalmente, es necesario comprender la relación que existe entre la superación de las mencionadas brechas y el desarrollo de los países iberoamericanos. La aplicación en el desarrollo de las TIC tendría efectos positivos transversales, favoreciendo el crecimiento de las actividades económicas, el desarrollo educativo, un papel activo en la sociedad de la información, etc.

Las TIC, como hemos visto, tienen un papel fundamental en las nuevas políticas que deberían seguir los estados, es necesario considerar además el papel central que en la anulación de éstas brechas jugaría el desarrollo de los mecanismos de E-gobierno.
El gobierno electrónico es un factor de progreso que no sólo implicaría la participación más horizontal de parte de la ciudadanía sino que además permitiría favorecer el compromiso de todos en la eliminación de las brechas.
--------------

Noticias de Europa

OECD - Information and Communications Policy

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.